Las consecuencias económicas ocasionadas por la pandemia han sido (y siguen siendo) un destrozo para muchos sectores y profesionales ya que, se han visto obligados a cerrar sus negocios. Pero muchos de ellos no han caído en el conformismo, y por eso deciden reinventarse y crear algo nuevo.

La pregunta clave, ¿pero hay motivos para emprender ahora?

Señores y señoras, nos remangamos las mangas y entramos en terreno pantanoso.

Pues bien, siempre me dicen ¿Oye y cuándo puedo contratar? No, no, esa no es la pregunta, antes de ello tenemos que reflexionar en nuestro negocio y hacernos una serie de preguntas.

Hay maneras y maneras de delegar. Casi tod@s tenemos un controlador/a dentro de nosotros, que nos dice que como nosotros nadie va a hacer las cosas tan bien. Pues bien siento deciros que no es así , que hay expertos/as en la materia que lo hacen mejor que nosotros mismos, aunque la empresa y el proyecto de emprendimiento lo hayamos hecho nosotros solos y lo hayamos creado nosotros.

Soy gran defensora de que hay que saber hacer las cosas para saber delegar y decirle a la persona experta o que vaya aprender, cómo se tiene que hacer cada cosa. Entender todos los procesos de trabajo es necesario y eso nos va a hacer crecer de una forma más sostenible con nuestro proyecto.

Os propongo que cojáis vuestro cuaderno de notas y empecemos a escribir:

  1. Hacer una lista de todas las tareas que realizáis en vuestra empresa
  2. Enumerarlas del 1 al 10, con el porcentaje de tiempo que dedicáis a cada una de ellas
  3. Coged los porcentajes más altos que os hayan salido y empezad a responder estás preguntas:
    1. Es imprescindible que realice yo mismo/a esta tarea
    2. Si delego esta tarea ¿Qué beneficios saco de ello?
    3. Cuando delegue las tareas ¿a qué voy a dedicar mi tiempo?

Este ejercicio te dará muchas pistas.

Delegar es un proceso , hay que analizar y estudiar qué vas a delegar a quién, y una vez esto se plasme con una estrategia adecuada estarás lista/o para crecer en tu negocio y empezar a tener esa libertad tan necesaria.

Cuando delegas responsabilidades tienes muchas ventajas. Pero no únicamente tú te beneficias al delegar, también los miembros de tu equipo (sea personal interno o externo):

  • Reduces tu carga de trabajo
  • Ahorras tiempo
  • Aprendes a comunicarte persuasivamente
  • Desarrollas tus habilidades de supervisión y entrenamiento
  • Expandes tus relaciones interpersonales
  • El trabajo se vuelve más fácil y divertido
  • Desarrollas en los miembros de tu equipo el sentido de pertenecía con la empresa
  • Fortaleces tu liderazgo
  • Motivas y das mayor seguridad a tus compañeros al confiar en ellos
  • Logras sembrar sentido de responsabilidad en tus equipos

Delegar responsabilidades y acciones es una habilidad necesaria para poder concentrar tu energía en lo verdaderamente importante y así ser eficientes en nuestra organización.